Desde los estadios

Por: César Martínez 2016-11-15

Así son las eliminatorias

Las conozco bien desde hace algún tiempo. He entendido que difícilmente puedes encontrarte en una eliminatoria con un juego que sea mano a mano, vistoso.

En la mayoría de casos nos topamos con duelos tensos, rocosos, donde las necesidades estadísticas de cada seleccionado involucrado juegan un papel importante.

A mexicanos y panameños se les pasó la mano, la noche del martes en el Rommel Fernández. Pero conscientes de cada situación, se fueron contentos al vestuario luego de un muy feo 0-0.

Para México, 4 puntos luego de 2 juegos como visitante en Estados Unidos y Panamá suenan bien.

Para los canaleros, 4 puntos tras visitar Honduras y recibir a México, de igual manera son un buen botín.

Nos aburrieron gran parte de los 90 minutos, pero era una situación altamente previsible.

Ya en los futbolístico, el seleccionado nacional jugó más parecido a la mayoría de los encuentros que disputó bajo el mando de Osorio, alejándose de la cara mostrada frente a los Estados Unidos el viernes pasado.

Nuevamente mover las piezas del tablero le cobra factura en relación a la calidad de futbol mostrada. De igual manera previsible, pero ciertamente preocupante.

Aún sin dar color total en la eliminatoria, el Tri, mejor dicho Juan Carlos Osorio, tendrá algunos meses para replantear el cómo alargar los buenos momentos.

Pero lo hace con 4 puntos en la tabla del Hexagonal y eso, créanme, es muy valioso para el hombre. Trabajará en paz.

Así que no lo duden ni tantito. Una victoria en Columbus y un empate en Ciudad de Panamá son suficientes para que un técnico nacional duerma relativamente tranquilo lo que resta del año.

Son eliminatorias. El tema es sumar. Aunque de pronto nos aburran.

César Martínez Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @cesarmartineztd

Twitter: @cesarmartineztd Ver todas las emisiones