Cortita y al pie

Por: Oswaldo Tejeda 2016-11-04

La magia del deporte

Hace una semana escribí sobre la actividad deportiva que venía el fin de semana, misma que se prolongó unos días más y que a los amantes del deporte nos regaló un inolvidable capítulo de la historia. Además de los “platillos” que resultaron buenos como la remontada de Dallas a Philadelphia o las más de 500 yardas de Derek Carr en la victoria de Raiders sobre Tampa Bay, entre los partidos de temporada regular de futbol americano de la NFL.

O como el de Tijuana que le quitó el invicto a los Diablos en Toluca y Puebla alcanzó a León para mantenerse con esperanzas en acciones de la fecha 15 del torneo de la Liga MX.

Otros buenos sabores llegaron de los diferentes encuentros de las ligas en Europa y de la Champions como la derrota del Barcelona a manos del City de Guardiola o el apenas empate del Real Madrid ante el Legia de Varsovia. También uno que otro resultó agradable en Sudamérica, como el 2-2 entre Newell’s y San Lorenzo en Argentina (que al menos eso me pareció porque lo escuché en la radio narrado por el fenómeno Mariano Closs).

Y hubo dos que pasaron por encima de esos. Uno, el Gran Premio de México de la Fórmula Uno, que además de espectacular por naturaleza, resultó un éxito de organización y que el británico Lewis Hamilton se llevó la de cuadros para disminuir la diferencia con el alemán Nico Rosberg a solo 19 puntos en la clasificación de pilotos. Mención aparte el esfuerzo de “Checo” Pérez al sumar un punto y la voluntad de Esteban Gutiérrez por correr en casa. Y dos, la Final de la Copa MX en Querétaro, donde si bien el partido no fue nada del otro mundo, Guadalajara se fue sin pena ni gloria tras la actuación del portero brasileño Tiago Volpi de Gallos, quien al final, se llevó la noche y de paso el trofeo (Vucetich llegó a tres títulos de Copa, igualó a Octavio Vial y sigue defendiendo ese apodo de “Rey Midas”).

Pero el verdadero hecho histórico, o al menos, el de más peso, fue la culminación de la Serie Mundial. Digno final para una película de Hollywood (o hasta dos). Los Chicago Cubs vencieron en diez entradas a los Cleveland Indians y terminaron con nada más que 108 años sin título. La famosa maldicion de la cabra llegó a su fin en un emocionante partido, que aunque no soy muy amante del béisbol, por supuesto que seguí ante tan relevante hecho. Y es que solo de imaginar la cantidad de acontecimientos, descubrimientos y generaciones que han pasado desde 1908 hasta ahora, no me resulta complicado sorprenderme por la alegría que debieron sentir muchos aficionados en la ciudad de los vientos… y muchos más, ya en el panteón.

En fin, bendito deporte que nos regala toda clase de emociones mientras sigue escribiendo páginas y páginas de su historia.

No queda más que pensar en más botana y más eventos para ver.

Oswaldo Tejeda Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @oswaldotejeda

Comentarista y reportero de Televisa Deportes Ver todas las emisiones