Aquí sólo Football

Por: Iván Pirrón 2016-10-24

Brady y “Gronk”, cerca de hacer historia

Dan Fouts tenía a Kellen Winslow. Sonny Jurgensen a Jerry Smith. Peyton Manning a Dallas Clark. Y Brady tiene a Rob Gronkowski.

Con esa espiral de 36 yardas de touchdown con la que ambos se combinaron en el triunfo sobre los Steelers, Brady y “Gronk” llegaron a 66 anotaciones, lo segundo más alto en la historia de la NFL para un quarterback y un ala cerrada.

De hecho, como quarterback-receptor ocupan la séptima posición de todos los tiempos, tras superar a Jim Kelly y Andre Reed, quienes se combinaron para 65 touchdowns con los Bills de Buffalo.

Brady y Gronkowski acechan el récord de todos los tiempos para un quarterback y un ala cerrada, que es de 79 touchdowns y pertenece a Philip Rivers y Antonio Gates, con San Diego.

El ala cerrada es una posición que puede ser considerada en desuso en la NFL, pero en la ofensiva de los Patriots sí juega un papel predominante, y desde que Gronkowski llegó a Nueva Inglaterra, en 2010, rápidamente se convirtió en el mejor amigo de Brady.

Entre 2010 y 2012, los Patriots tenían a la mejor pareja de alas cerradas de la liga con Gronkowski y Aaron Hernandez. Pero el inicio de la campaña 2013 fue complicado para Brady, pues “Gronk” se perdió los primeros seis juegos debido a una lesión y Hernandez había sido cortado tras ser acusado de homicidio.

Esa temporada, Gronkowski sólo atrapó 39 pases y 4 de touchdown. Es la única campaña en la que no ha terminado con al menos 10 recepciones de anotación.

La primera gran pareja de quarterback-ala cerrada es la que conformaron Sonny Jurgensen y Jerry Smith, en Washington, que entre 1964 y 1974 se combinaron para 43 touchdowns.

En los años 80, Dan Fouts y Kellen Winslow fueron la columna vertebral del ataque vertical del coach Dan Coryell con los Chargers, mejor conocido como “Air Coryell”. Fouts conectó con Winslow en las diagonales en 41 ocasiones. Esa cifra fue igualada por otras dos duplas: John Elway-Shannon Sharpe (Denver) y Ben Roethlisberger-Heath Miller (Pittsburgh).

Peyton Manning y Dallas Clark, en Indianapolis, se combinaron para 44 touchdowns; Drew Bledsoe y Ben Coates (Nueva Inglaterra) lograron 45, y Drew Brees y Jimmy Graham (Nueva Orleans) sumaron 51 anotaciones.

Gronkowski ahora ocupa el decimocuarto lugar de la historia entre las alas cerradas con 5 mil 930 yardas. Vernon Davis está en el decimotercer puesto, con 6 mil 64 yardas.

En el triunfo en el Heinz Field, “Gronk” superó a Todd Heap (5 mil 869) y Todd Christensen (5 mil 872).

Hasta antes del touchdown, la defensa de Pittsburgh había hecho un buen trabajo para contener a Gronkowski, quien terminó el juego con 4 recepciones y 97 yardas.

“Cada juego es diferente. Cada cobertura es diferente en cada partido. Y cada plan de juego es diferente”, dijo Gronkowski. “Estábamos corriendo el balón… Eso es lo que hace este juego tan grande. Es un juego de equipo y todos tienen que trabajar juntos para unirse y ganar partidos. En general, me pareció que fue un sólido rendimiento de todo el mundo, haciendo su trabajo en la ofensiva, y nuestra defensa jugó muy bien también para ayudarnos a ganar”.

LAS RÁPIDAS DEL DOMINGO

Desde 2004, los Dolphins han tenido cuatro corredores de mil yardas: Ronnie Brown (mil ocho yardas en 2006), Ricky Williams (mil 121 en 2009), Reggie Bush (mil 86 en 2011) y Lamar Miller (mil 99 en 2014). Con 10 semanas por jugarse en la campaña 2017, Jay Ajayi ya está a la mitad del camino para unirse a la lista. Ajayi se convirtió en el cuarto jugador en la historia de la NFL que correr para más de 200 yardas en juegos consecutivos. Ajayi, quien ya tiene 535 yardas en la temporada, corrió para 204 yardas contra Pittsburgh y se despachó con otras 214 ante Buffalo. En esos dos triunfos, la ofensiva terrestre de Miami generó 478 yardas terrestres, lo cual obviamente tuvo un impacto positivo en el quarterback Ryan Tannehill, quien completó 68.4 por ciento de sus envíos, no fue interceptado y sólo fue capturado una vez. ¿Será que los Dolphins (promedio de 120 yardas por tierra por juego) finalmente han encontrado su identidad?

Filadelfia le quitó lo invicto a Minnesota gracias a un estupendo trabajo defensivo. Eagles está 3-0 en casa por primera vez desde 2014, cuando el equipo abrió la temporada con seis victorias consecutivas en el Lincoln Financial Field. El equipo del debutante coach Doug Pederson ha permitido 10 puntos o menos en tres partidos en casa en fila, algo que Eagles no conseguía desde el final de la campaña 2007 y el inicio de 2008. Filadelfia ha superado 84-23 a sus oponentes en el Lincoln Financial Field esta temporada. La defensa del coordinador Jim Schwartz registró 6 capturas de quarterback, forzó 4 fumbles y tuvo una intercepción en el regreso de Sam Bradford a Filadelfia. Los Eagles han terminado con 4 capturas o más en tres ocasiones en 2016.

El regreso de Geno Smith como quarterback titular de los Jets no duró ni siquiera un partido. Smith se rompió el ligamento cruzado anterior cuando fue capturado por  Matthew Judon, de los Ravens, y está fuera por el resto de la campaña. Eso significa que los Jets, les guste o no, tendrán que volver a intentarlo con Ryan Fitzpatrick, quien ayudó en la victoria 24-16 sobre Baltimore. Mucho tuvo que ver también la defensa neoyorquina que, después de aceptar 171 yardas por tierra, incluidas 111 de David Johnson, en Arizona, permitió sólo 6 a los Ravens. En esa derrota ante los Cardinals, Fitzpatrick completó 16 de 31 para 174 yardas, sin touchdown y una intercepción; en el relevo ante Baltimore, completó 9 de 14 para 120 yardas, con un touchdown, sin intercepción y rating de 115.2.

En uno de los juegos más erráticos que recuerde, Seahawks y Cardinals empataron 6-6 el domingo por la noche, después de que los pateadores de ambos equipos, Chandler Catanzaro y Stephen Hauschka, fallaron goles de campo en el tiempo extra. Para los Cardinals este fue su primer empate desde el 7 de diciembre de 1986, cuando el equipo jugaba en San Luis e igualó 10-10 en Filadelfia. Los Cardinals tienen ahora 40 empates en la historia de la franquicia, mientras para Seattle fue el primero desde su debut en la NFL, en 1976. El más reciente empate había sido en 2014, cuando Carolina y Cincinnati terminaron 37-37. Por cierto, la serie entre Cardinals y Seahawks ahora está empatada 17-17-1.

A falta del MNF entre Texans y Broncos, un total de 56 partidos se han decidido por siete puntos o menos, es decir el 52.8%. El “thriller” dominical fue el que se jugó en Detroit, donde Matthew Stafford lanzó un pase de touchdown de 18 yardas a Anquan Boldin a 16 del final del partido para que los Lions derrotaran 20-17 a Washington. Detroit extendió su racha ganadora a tres juegos, mientras los Redskins vieron cortada a cuatro una cadena de triunfos. Así de frenética es la NFL en estos días.

Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Ivan_Pirron

Coordinador de Información Noticiero Televisa Deportes. Ver todas las emisiones