Indicador futbolero

Por: Francisco Arredondo 2016-10-21

Una Máquina sin motor ni guía

Lamentable la realidad que vive Cruz Azul. Uno de los supuestos cuatro grandes de la Liga MX parece estar secuestrado en todos los aspectos, porque resulta increíble que nadie en los últimos 18 años haya sido capaz de poner a los cementeros como uno de los equipos del balompié nacional con más brillo y capaz  de otorgar alegrías a sus aficionados.

Hoy Cruz Azul se aferra a un milagro, como ha sido su costumbre en los recientes torneo, porque luego de quedar fuera de los cuartos de final de la Copa MX, sólo le queda rezar para aspirar a la Liguilla del Apertura 2016, situación que se antoja complicada y hasta cierto punto imposible.

Técnicos y jugadores van y vienen, al igual que sus directores deportivos, pero nadie ha sido capaz de devolverle esa grandeza que se lee en la historia de la institución y la cual parece estar avergonzada, quizá hasta más que aquellos, que se han encargado de eliminarla y hacerla añicos.

El actual plantel da la impresión – en este renglón se debe dejar fuera a hombres como Jesús Corona y Christian Giménez-, pero el resto dan la impresión que todo les puede doler, menos la cruda y asfixiante realidad que viven, porque dentro de la cancha, donde se supone que se debe dejar todo, dan la impresión que se guardan muchas cosas.

Para nadie es un secreto que una vez que se llega a Cruz Azul, es como llegar al mismo paraíso, porque difícilmente se ven en condiciones desfavorables, tienen sus pagos puntuales y sin problemas para envolverse en una burbuja que los aleja de toda realidad, inclusive de las exigencias que hace día a día su dolida afición.

El actual estratega Tomás Boy, quien soñaba, anhelaba y hasta pedía estar en el banco de los cementeros, simplemente a quedado superado y rebasado, así lo dictan los resultados, porque está cerca de completar su fracaso, de dejar fuera por quinto torneo consecutivo de una Liguilla al club de La Noria y él ha sido partícipe de los tres últimos.

Las disputas internas, los intereses que en muchas ocasiones hacen pensar que sólo son personales, han generado toda esta frustración, y desgaste de la imagen de ese equipo que conquistó a miles de fanáticos hace poco más de 40 años, cuando inició la época de gloria, esa que ahora solo es cosa del pasado.

Seguramente Tomás –quien debió renunciar—tras quedar eliminados de la Copa MX, se marchará una vez que se consume el FRACASASO, porque con los entregados hasta el momento, solo una buena palanca (promotor) lo podría sostener, obviamente bajo el consentimiento de la dirigencia.

 

DEJA EL ACTUAL CALENDARIO

O la Liga MX dirá gracias a las dirigentes de la Conmebol y dejaría de participar en la Copa Libertadores, ese es el mensaje que lleva a Nueva York el presidente del circuito mexicano, Enrique Bonilla, a la reunión que sostendrá con el titular del órgano rector del balompié sudamericano, el paraguayo Alejandro Domínguez.

Los sudamericanos, en caso de mantener sus cambios para jugar el torneo continental de febrero a noviembre con un parón intermedio en lugar del habitual de febrero a julio, perderían más del 40 por ciento de sus ingresos, mismos que se generan en una cantidad importante por la presencia de los equipos mexicanos en dicha competencia.

En Conmebol han buscado la asesoría externa de una empresa de mercadotecnia para analizar desde el aspecto económico los pros y contras de mantener la relación con la Liga MX, porque saben que posiblemente el principal patrocinador que tienen dejaría de apoyar si no se cuenta con la presencia de los clubes mexicanos.

Francisco Arredondo Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Paco_Arredondo_

Twitter: @Paco_Arredondo_ Ver todas las emisiones