Aquí sólo Football

Por: Iván Pirrón 2016-10-16

¿Será buena idea regresar a Romo?

Después de seis semanas de campaña regular, los Cowboys deben ser considerados una de las mayores sorpresas de la NFL 2016.

De la mano de dos novatos, Dallas se va a la semana de descanso con récord de 5-1 tras un impresionante triunfo en Lambeau Field, gracias a la mejor actuación en la incipiente carrera del joven Dak Prescott.

El novato pasó para 247 yardas y tres touchdowns en la victoria 30-16 sobre los Packers. En estas sus seis primeras semanas como quarterback titular en la NFL, Prescott ha completado 68.7 por ciento de sus envíos, con mil 468 yardas, 7 pases a las diagonales y una sola intercepción.

De hecho, Prescott lanzó 176 pases antes de sufrir su primera intercepción, lo cual es ahora una nueva marca en la NFL para un quarterback que inicia su carrera profesional. Un tal Tom Brady poseía el récord anterior, con 162.
“Dejamos ese [récord] fuera del camino”, dijo Prescott. “Y comenzamos uno nuevo”.

En Green Bay, el muchacho completó 18 de 27, sacudiéndose dos balones sueltos y una intercepción. Mostró aplomo en el cuarto periodo, particularmente en aquella serie en la que los Cowboys marcharon 75 yardas en siete jugadas;  Prescott terminó la ofensiva con un pase de touchdown de 4 yardas a Cole Beasley para que Dallas aumentara la ventaja a 18 puntos con 10:26 por jugar.

La semana pasada, Jerry Jones aseguró que Tony Romo volverá a la titularidad en cuanto esté recuperado 100% de una lesión en la espalda que sufrió en la pretemporada. Eso podría ser el 30 de octubre, cuando Dallas visite Filadelfia.

Pero, ¿será una buena idea quitarle la titularidad a Prescott?

Es verdad, es sólo un novato, pero creo que es obvio que lo que hace en el campo no es cosa de un primerizo.
“No se puede pedir más inspiración de un jugador, porque todo el mundo en este equipo sabe lo difícil que es jugar esa posición”, dijo Jerry Jones.

Además, Prescott tiene a los Cowboys con marca de 5-1 prácticamente sin contar con el mejor receptor que tiene Dallas, léase Dez Bryant, quien sufrió una lesión en la rodilla en el juego ante Chicago.
Lo que sí tiene es el apoyo de otro novato: Ezequiel Elliott.

Dallas hizo pedazos a la mejor defensiva contra la carrera en Green Bay. Los Cowboys corrieron para 93 yardas en la primera mitad ante los Packers, equipo que sólo había permitido un promedio de 42.8 yardas por juego.

Dallas terminó el partido con 191, incluidas 157 de Elliott en 28 acarreos.
Pero éste es el equipo de Romo y me sorprendería si Antonio Ramiro no es el quarterback titular de los Cowboys ante
Eagles en un par de semanas.

Mi pregunta es: ¿qué hará Jerry si Romo comete errores costosos y Dallas pierde ritmo a la ofensiva? ¿Mandará a la banca al veterano para volver con el novato?

“Tony Romo no está disponible. No sé por qué estamos hablando de Tony Romo, porque no está listo, pero Dak Prescott sí lo está. Creo que esta es una decisión difícil, por lo bien que Dak Prescott se ha manejado dentro y fuera del campo”, dijo Shaun O’Hara, analista de NFL Network.

“La razón por la que este equipo está 5-1, en mi opinión, se debe a la forma en que están jugando [con Dak Prescott], corriendo el balón, controlando el juego aéreo, sin lanzar muchos pases profundos”, agregó Kurt Warner.

“Completamente diferente a lo que hacen con Tony Romo. Ahora, creo que [Romo] es el mejor quarterback. Pero, ¿es lo mejor para este equipo, para seguir jugando de esta manera? Esa la gran pregunta”.

Buena suerte con la decisión.

LAS RÁPIDAS DEL DOMINGO

1.    La humillante derrota en Miami podría tener daños colaterales para los Steelers, pues Ben Roethlisberger se lesionó la rodilla izquierda. El “Big Ben” terminó el juego con 19 de 34 para 189 yardas, con un touchdown y dos intercepciones. Los primeros reportes aseguran que sufrió daño en el menisco y que incluso este lunes deberá someterse a una cirugía. Roethlisberger se perdió cuatro juegos la temporada pasada debido a varias lesiones, incluido un esguince en la rodilla izquierda. Landry Jones es el suplente y Pittsburgh recibe la próxima semana a Tom Brady y los Patriots.

2.    Tom Brady, por cierto, tuvo su segundo juego en fila con 300 yardas. Terminó con 376 ante Cincinnati (406 en Cleveland en su debut en 2016). Es la decimocuarta ocasión que Brady pasa para al menos 300 yardas en semanas consecutivas y los Patriots tienen marca de 61-12 cuando su quarterback estrella rebasa la marca de las 300. Nueva Inglaterra ahora está 51-17 en octubre desde la campaña 2000, 30-5 en casa y 21-12 como visitante.

3.    Carolina, el actual campeón de la NFC, está 1-5 y tres de sus derrotas han sido gracias a un gol de campo en los últimos segundos. Así perdieron el domingo ante Nueva Orleans y una semana antes contra Tampa Bay. El coach Ron Rivera debe trabajar con una defensiva que es de lo peor en la NFL al permitir un promedio de 371.5 yardas por juego y 282 por la vía aérea. Que no se nos olvide que, en la derrota ante Atlanta, la defensa de Panthers aceptó 500 yardas de Matt Ryan y 300 de Julio Jones. El domingo, Drew Brees se despachó con 465 yardas y cuatro touchdowns contra la otrora orgullosa defensa de Carolina.

4.    No creo que sea el mejor receptor de la Liga, pero cuando Odell Beckham Jr. está concentrado en el juego, sin duda es uno de los mejores. El domingo, el fosforescente jugador de los Giants atrapó ocho pases para un récord personal de 222 yardas y dos touchdowns, en la victoria de Nueva York, 27-23 sobre Baltimore. Y como es todo un “show man”, pues le “pidió matrimonio” a la malla con la que entrenan los pateadores, la misma con la que se golpeó la cara hace tres semanas, cuando hizo un berrinche en la banca.

5.    La ofensiva de los Bills es una realidad y además una de las más dinámicas de la NFL. En la paliza a San Francisco, Buffalo sumó 312 yardas por tierra (lo más alto para la franquicia desde 1992), incluidas 140 de LeSean McCoy, quien igualó una marca personal con tres carreras de touchdown. McCoy se convirtió en el primer jugador de los Bills que anota tres veces por tierra en el mismo partido desde que Willis McGahee tuvo cuatro touchdowns contra Seattle en 2004.

6.    El polémico Colin Kaepernick regresó como quarterback titular de los 49ers por primera vez en la temporada, pero San Francisco perdió su quinto partido consecutivo. Como ha hecho desde la pretemporada, cuando se escuchó el himno de Estados Unidos, “The Kap” se hincó junto a un par de sus compañeros de equipo, a manera de protesta por el maltrato a la minorías en ese país. La afición en Buffalo lo abucheó, usó playeras anti-Kaepernick y golpeó un maniquí que portaba su jersey. Kaepernick completó 13 de 29 para 187 yardas, y lanzó un pase de touchdown, de 53 yardas a Torrey Smith. No es la solución en San Francisco, pero al menos no parece ser parte del problema.

7.    Después de iniciar la campaña con dos derrotas en casa, los Redskins tienen su mejor récord (4-2) luego de seis partidos desde 2008. El domingo, Washington venció 27-20 a Filadelfia básicamente porque los Redskins fueron capaces de correr el balón a placer. Matt Jones terminó con 135 yardas, incluida una escapada de 57 para sellar la victoria a unos segundos del final del partido. Jones también anotó un touchdown y la defensa de Washington capturó en cinco ocasiones al novato de Eagles, Carson Wentz. Me gusta el carácter que el coach Jay Gruden le ha inyectado a su equipo.

Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Ivan_Pirron

Coordinador de Información Noticiero Televisa Deportes. Ver todas las emisiones