Desde los estadios

Por: César Martínez 2016-08-29

Chávez y Juan Gabriel

Se trataba del mejor boxeador del mundo kilo por kilo del momento. 1994 y Julio César Chávez era sin duda el número 1. Sus entrenamientos eran cubiertos a detalle por los medios de entonces, incluido un joven reportero, responsable de la fuente de boxeo de Televisa. Quien esto escribe.

Un gran séquito acompañaba al campeón, incluyendo al “gerente de sonido” que se encargaba de la “noble” tarea de poner música en una grabadora mientras el gran JC completaba su entrenamiento.

En las películas vi a muchos deportistas ejercitarse acompañados del estruendo del heavy metal, el sabor de la salsa o el ritmo del rap, sobre todo tratándose de boxeadores.

Pero Chávez tenía siempre una elección.  Apenas iniciaba su calentamiento y la música de Juan Gabriel lo acompañaba en todo momento.

“Vienes o voy… Más vale que… vengas pues yo, si voy en vano sabes que no iré”.

“Pero qué necesidad… Para qué tanto problema… No hay como la libertad de ser, de ir, de andar, de estar…”

Se escuchaba a todo volumen mientras el campeón alternaba su rudo ejercicio con algunos pasos sensuales que hacían alusión al Divo de Juárez, que hoy Dios tenga en su gloria.

Era una combinación perfecta, ver en acción al más grande pugilista que haya nacido en nuestro país, con el más prolífico cantautor mexicano de la historia.

Julio César Chávez y Juan Gabriel.  Qué extraordinario recuerdo.

 

 

A PROPÓSITO DE LA FECHA

Este lunes fue cumpleaños del gran Enrique Bermúdez de la Serna. Ejemplar como compañero, jamás en lo que llevo de carrera lo vi negarse a hacer algo o por lo menos ponerle mala cara al trabajo. Entrañable como amigo, capaz de darle su mano a quien sea que estuviera iniciando en esta profesión.

Ama la camiseta de su empresa como pocos y quienes lo conocemos lo amamos a él.

Muchas felicidades.

César Martínez Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @cesarmartineztd

Twitter: @cesarmartineztd Ver todas las emisiones