Aquí sólo Football

Por: Iván Pirrón 2016-07-25

¿Quién duele más: Le’Veon Bell o Ezekiel Elliott?

La pasada fue una semana de malas noticias para Cowboys y Steelers. Curiosamente, los mejores corredores de Dallas y Pittsburgh parecen metidos en líos que podrían costarles juegos de suspensión y golpear las posibilidades de sus equipos de jugar en Playoffs.

Por los Cowboys, el novato Ezekiel Elliott fue acusado de violencia doméstica.

Según reportes, una chica de 20 años de edad presentó una denuncia a la policía de Columbus, Ohio, el viernes por la mañana. La joven dijo que ella y Elliott solían vivir juntos,   y que el jugador la agredió cuando estaban en un auto.

Desde entonces, Elliott, su padre y hasta Michael Irvin aseguran que el ex corredor de Ohio State jamás golpeó a la chica.

Pero eso no es suficiente. Está por demás decir que la NFL sostiene una agresiva campaña en contra de la violencia doméstica; el caso de Ray Rice es el mejor ejemplo que pueden tener los jugadores activos, pues el ex corredor de los Ravens está desempleado desde que vio la luz el videoescándalo con su pareja en un elevador.

Así que la NFL, en paralelo con las autoridades, conducirá la investigación correspondiente.

“El mal JAMÁS triunfa”, escribió Elliott en su cuenta de Twitter. Por el bien de los Cowboys, más vale que Ezekiel tenga razón.

Dallas reclutó a Elliott en la primera ronda del Draft 2016 (cuarta selección global) con una idea clara en la mente: que el novato pueda revivir ese ataque terrestre dominante que tuvieron los Cowboys con DeMarco Murray hace un par de temporadas.

En 2014, cuando Dallas terminó con récord de 12-4, Tony Romo intentó, en promedio, 29 pases por partido; sólo en una ocasión lanzó más de 40 espirales en un juego porque la identidad de los Cowboys era corredora. Murray llevó el balón en 392 ocasiones, sumó mil 845 yardas y 13 touchdowns por la vía terrestre.

Pero esa fórmula ganadora duró muy poco. Murray se fue a Eagles vía agencia libre y las lesiones de Romo destruyeron la campaña 2015.

Elliott, además de ser ideal para correr detrás del bloqueo de zona que se ejerce en Dallas, también es un excelente receptor y protector del quarterback, lo cual debería beneficiar a Romo.

Elliott está proyectado para ser titular desde la pretemporada y una posible suspensión significa que el backfield de los Cowboys tendría repartirse entre los veteranos Darren McFadden y Alfred Morris.

BELL Y SUS PROBLEMAS

El caso de los Steelers puede ser más delicado.

Le’Veon Bell, según múltiples reportes, será suspendido cuatro juegos por violar la política de sustancias prohibidas por la NFL.

Si Bell es suspendido será por haberse ausentado a tres exámenes antidopaje obligatorios.

El estelar corredor de Pittsburgh escribió en su cuenta de Instagram: “No me voy a perder ningún juego, confíen en mí”.

Hay que recordar que Bell fue suspendido los dos primeros juegos de la temporada pasada tras haber sido detenido por la policía, acusado de posesión de marihuana y conducir alcoholizado.

Los jugadores que nunca han violado la política de sustancias prohibidas sólo hacen una prueba al año, pero aquellos que tienen antecedentes están sujetos a varias pruebas, como en el caso de Bell.

El corredor de los Steelers apelará la suspensión, pero si realmente faltó a sus exámenes mandatorios, el caso está perdido.

“Voy a ganar la apelación… la gente no tiene idea de lo que pasó”, escribió Bell en sus redes sociales.

Pittsburgh ha demostrado que puede sobrevivir sin Bell. La campaña 2015 fue un claro ejemplo, pues Le’Veon se perdió 10 juegos debido a suspensiones y lesiones. En su ausencia, DeAngelo Williams respondió con tres juegos de 100 yardas en los ocho últimos juegos de la temporada regular.

Williams terminó con 907 yardas (buen promedio de 4.5 por intento), pero llegará a la temporada 2016 con 33 años de edad. Una lesión en el pie lo dejó fuera de los Playoffs y Pittsburgh tuvo que usar como corredor titular a Fitzgerald Toussaint, quien perdió un fumble muy costoso en el Juego Divisional ante Denver.

Bell podría ser considerado el corredor más completo de la NFL. Sus números en 2014 son un claro ejemplo: mil 361 yardas y 8 touchdowns por tierra; 83 recepciones, 854 yardas y 3 anotaciones por la vía aérea.

Cuando Bell no está en el campo, las defensivas, sin temor, se concentran en atacar a Ben Roethlisberger.

En caso de que ambos corredores tengan que pagar juegos de castigo, ¿quién duele más: Le’Veon Bell o Ezekiel Elliott?

 

Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Ivan_Pirron

Coordinador de Información Noticiero Televisa Deportes. Ver todas las emisiones