Una redonda no para

Por: Toño Quiroga 2016-06-27

Tú, no

Tú no, Lionel, tú no merecías fallar ese penal.

El reloj marcaba las 21:47 horas de la noche del domingo 26 de junio, el Metlife Stadium veía como el “10” de Argentina, el denominado mejor jugador del mundo, tenía en sus pies un balón y un penal a cobrar en la serie ante Chile por el título de la Copa América Centenario 2016.

Los celulares salieron, los flashes de las cámaras estaban preparados, los teclados de las máquinas y los móviles, las plumas y los ojos de casi todo el mundo tenían lista la palabra ANOTA o la toma perfecta de cuando el balón entrara a la red, pero el destino quiso que se cambiara la perspectiva de la toma, la palabra, ¡FALLA!

Lionel Messi erró, voló su cobro penal y todas esas miradas, plumas, flashes y demás se centraron solamente en él y nadie más. Al mundo parecía importarle poco que Chile ganaba su segunda Copa América de la historia, y en años consecutivos. Son los Reyes de América, un título bien merecido por el juego colectivo; pero todo era Messi, su estado ido, sus lágrimas, su reacción, su deambular por la cancha, todo era el astro argentino.

Y cuando parecía que la noche triste de Messi terminaba, Lionel volvió loco al mundo: “Eso es todo, se terminó para mí la Selección. Son 4 finales, no es para mí. Lamentablemente lo busqué, era lo que más deseaba, no se me dio, pero creo que es todo”.

¿Caliente? No creo. Messi es de los jugadores que muy pocas veces pierde los estribos o que refleja un sentir tan marcado como el de la noche dominical en Nueva Jersey, totalmente destrozado, la palabra correcta es frustrado. Lionel está frustrado de no poder darle un título a Argentina, él más que cualquiera desea éso, pero el dolor lo traspasó y no por la crítica, no por ser el señalado de la derrota, sólo por ser humano y no un ser de otro planeta como se le cataloga.

El problema, a mi parecer, es que el argentino vive a la sombra de México 1986, que si Maradona y su gol ante los ingleses, que si Maradona y la “Mano de Dios”, que si Maradona al momento de alzar la Copa del Mundo en el Azteca. El argentino no ha aprendido a separar que Messi no es Maradona, y no por pecho frío, falta de personalidad o liderazgo. Los tiempos son distintos y los compañeros igual.

Nadie recuerda que Maradona no metió gol en ninguna de las finales ante Alemania en 1986 y 1990, pero tuvo socios que no fallaron – Brown, Valdano y Burruchaga – Messi ha visto como Higuaín, Palacio, Agüero o Di María fallan, y al final la única imagen que pondrán para compararlos es con Maradona y la Copa Mundial en sus manos contra Messi y su cara desolada frente a ella. El mundo, y sobre todo el argentino, debe separar, aceptar y no comparar.

A lo largo de mi vida he visto a un sinfín de jugadores derramar lágrimas por este deporte: Ronaldo en Francia 1998 y 4 años después campeón del mundo, Zidane en 2002 y después llevó a Francia a la Final de 2006, Schweinsteiger, Klose y Lahm en Dortmund al perder en semifinales y 8 años después verlos campeones con Alemania en Brasil 2014. Al mismo Cristiano Ronaldo con Portugal en 2004 y convertirse en lo que es ahora. La vida, señores… la vida da revanchas.

No hablo que en 2018 Messi vaya a ser campeón del mundo con Argentina, su renuncia simplemente engrandecerá su imagen y quizá lo volvamos a ver enfundando con la camiseta Albiceleste el próximo año, ya el destino dirá.

Lo que sí, es que para cualquier aficionado al futbol la imagen de Messi destrozó a la mitad del mundo y alegró a la otra, y aquí no se trata de ser fan de Lionel o de Cristiano, ambos son excelsos futbolistas que no han tenido la dicha de tener compañeros que los hagan crear un equipo y triunfar. Uno sin el otro quizá no sería lo que son ahora, y pareciera que nadie quiere disfrutarlos por igual.

El personaje que más sonrisas brinda al futbol es el mismo que ahora llora. Tú no, Messi. Tú que alegras al mundo con regates y goles no nos prives de tu futbol a nivel selecciones, tú no, Messi. Tú que desde niño te diviertes con la redonda y soñabas con jugar con Argentina, tú no, Messi. Tú no merecías fallar ese penal. Sencillamente, tú no.

aquiroga Antonio Quiroga Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Antonio_QH

@Antonio_QH Ver todas las emisiones