De corazón necaxista

Por: Anselmo Alonso 2016-06-23

El sabor de la derrota

Temas Relacionados

El futbol es enigmático. Tiene el poder de pasar de la alegría a la tristeza en pocos minutos, de sentirte el mejor y pasar a ser el peor en tan solo algunos días.

Cómo podemos digerir una derrota como la que nos propinó la Selección de Chile. Ha pasado una semana y aún me siento raro, me gustaría que alguien saliera a dar una explicación lógica del asunto, cuando sé que nadie es capaz de hacerlo, porque de plano no existe tal explicación, los muy enterados contestan con la frase célebre, “es futbol, así es el futbol”.

Creo que es muy importante tomar decisiones inteligentes, sensatas y, sobre todo, frías, qué es lo mejor para la Selección Mexicana y su futuro.

Juan Carlos Osorio, entrenador colombiano, pasó de héroe a villano en tan solo 90 minutos, ¿es justo que cargue con todo el paquete?, ¿es justo que lo llevemos al paredón en Querétaro y que sienta lo mismo que Maximiliano en el Cerro de las Campanas?, ¿qué es lo sensato?, ¿qué es lo correcto?, lo más probable es que nadie lo sepa.

La prensa ha dejado caer el rigor de su espada en cada uno de los integrantes del equipo tricolor. Cuando salieron a disculparse, o bien, a tratar de dar una explicación, se quedaron cortos ante los jueces de la pluma que consideraron a los jugadores y entrenador, como mínimo, traidores de la patria.

Es doloroso como espectador y como gente de futbol y aún no le encuentro una explicación. Chile es un gran equipo, pero la diferencia con los nuestros no es tan amplia. Creo que lo más duro ante nuestros ojos fue la poca capacidad de respuesta.

Normalmente el mexicano se caracteriza por ser aguerrido, por pelear y por luchar en el deporte y el cualquier ámbito de la vida, y si nos ganan que les cueste mucho trabajo. Quien nos enfrenta sabe que somos rasposos y muy incómodos. El amor propio se trae como bandera y en Santa Clara no apareció ninguno de esos adjetivos, eso fue lo que nos extrañó a todos.

En el deporte se vale ganar, empatar y perder, lo que no se vale es salir con la cabeza abajo y no tener argumentos para sacar las armas y luchar y morder y algo más. Eso es lo que nos duele, en el terreno de juego vimos jugadores asustados en la banca, observamos a un entrenador con ideas confusas que nunca supo atender al vendaval ni a la emergencia.

¿Qué es lo que sigue? Antes que nada, calma, mucha calma. Tratar de entender los porqués, hablar con el cuerpo técnico y con jugadores.

Debemos retomar la confianza que hoy por hoy está averiada, ¿quién va a querer jugar en un equipo que está a la deriva?

La Selección Mexicana seguirá su camino, ojalá que las decisiones que se tomen sean las más adecuadas. El equipo tendrá que sobreponerse a uno de los golpes más fuertes en su historia. Es momento de unir intereses y mentalidades, nada ganamos buscando sangre y criticando de más.

Nos dimos cuenta todos que somos vulnerables, hoy debemos trabajar todos desde nuestra trinchera para que las cosas se reacomoden y regresen a la normalidad. Debemos buscar que el amor propio del equipo salga a flote y nos demuestre que sí fue un accidente del futbol. Eso es lo más importante, se vale caer en el camino, pero hay que reponerse y seguir adelante, pasos para atrás ni para tomar vuelo.

Sea quien sea el responsable, la Selección Nacional debe estar en el lugar que merece y eso depende de la confianza de todos y el apoyo general. Es muy difícil olvidar, no debemos olvidar, pero el horizonte es muy amplio y hay muchos partidos que en el futuro podemos ganar y desde luego que el balón seguirá rodando a pesar del trago tan amargo.

Anselmo Alonso Anselmo Alonso Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @AnselmoAlonso

Comentarista Televisa Deportes Ver todas las emisiones