De corazón necaxista

Por: Anselmo Alonso 2016-04-28

Viaje a Japón

Las Águilas volaron nuevamente. América se levantó con otro título en el Estadio Azteca, trofeo que lo deja como Bicampeón de Concacaf, como integrante del Mundial de Clubes en Japón y como firme candidato al título en nuestro país.

El Estadio Azteca fue nuevamente testigo de un partido redondo del equipo de Nacho Ambriz. Jugaron con inteligencia, con equilibrio y sobre todo fueron contundentes. El resultado global habla acerca de la realidad de las escuadras en la gran final, 4 por 1 en favor de los capitalinos. Por un lado, un América motivado y con deseo de revancha en el lejano oriente y por el otro Tigres, un cuadro cansado y con un nivel de juego muy lejano a las costumbres regias.

Lo más difícil en el futbol es lograr el equilibrio y el América lo consiguió, en los 180 minutos de la Final se defendió muy bien cuando fue necesario, la defensa y los contenciones supieron hacer una labor acertada, ya que enfrente tenían delanteros muy peligrosos. A la hora de desdoblar, el América tuvo ese cambio de ritmo encabezado por Rubens Sambueza, que pasa por un gran momento, pero teniendo al “Rifle” Andrade y desde luego a Osvaldo Martínez como pilares en la distribución.

Adelante, con Oribe, Darwin, Benedetto y “Miky” Arroyo, siempre peligrosos y dispuestos al sacrificio. Mucha gente tacha de defensivo a los de Coapa, no lo veo así, simplemente hicieron un trabajo de ida y vuelta acertado, sin desbordarse y sabiendo todos hacer una labor en favor del sistema. América fue justo ganador porque está en mejor momento futbolístico y sobre todo físico que Tigres.

¿Qué le pasa al equipo del “Tuca” Ferretti, se les olvidó jugar al futbol o qué?, “es que no le echan ganas”, gritan de la tribuna. Desde  luego que al aficionado le encantaría ver el triunfo de sus equipos cada fin de semana, sin embargo no es posible. En el caso de Tigres veo a unos jugadores de gran calidad en una curva futbolística descendente.

No están en su mejor momento. Jugaron la Final de Libertadores, fueron campeones, no tuvieron pretemporada y el futbolista está saturado. No sé si les alcance para estar en la Liguilla, pero que el equipo no está a la altura, todos fuimos testigos, a pesar de los enojos de Ferreti o del ímpetu de Gignac.

Un campeonato que le da credibilidad al cuerpo técnico del América. Nacho Ambriz llegó al timón con un sinnúmero de detractores. Creo que ha cumplido, ya les dio un campeonato. Sabemos lo que significa ser el entrenador del cuadro capitalino, a pesar de que tenían el trofeo en las manos, de que la felicidad era completa, si pierden el sábado ante Monterrey regresarán las críticas  y las voces que piden la cabeza de Nacho, así es el futbol y así es el América. Lo bueno es que Ambriz lo sabe y lo asimila.

América tiene boleto a Japón, quién va a jugar, quién va a dirigir, no lo sabemos, este deporte es tan circunstancial que nadie tiene un lugar asegurado. Falta la Liguilla, todo un torneo y muchas cosas pueden pasar. Los compromisos de las Águilas son enormes en los próximos meses. La alegría que produjo la copa de Concacaf y el volver a levantar un titulo en el Azteca, justo en su Centenario, nos  se los quita nadie, lo demás viene con trabajo y mucha dedicación. }

Felicidades a los americanistas y a trabajar, porque se debe jugar ante el Monterrey el sábado, y el balón tiene que seguir rodando.

Anselmo Alonso Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @AnselmoAlonso

Comentarista Televisa Deportes Ver todas las emisiones