Con alma vida y corazón

Por: Antonio Nelli 2016-04-26

Futbol resultadista

El futbol puede analizarse desde muchos ángulos y la perspectiva que cada persona tenga al hacer un análisis no necesariamente invalida las demás posturas con respecto al mismo tema.

En este momento en que Tigres se debate entre calificar o no, el primer argumento que sale a la luz es la calidad del plantel con el que cuenta y la consecuente obligación que tiene de ser siempre protagonista en la Liga MX. Hasta ahí creo que todos coincidimos.

Cuando nos adentramos más en el asunto, empezamos a escuchar las voces que indican que no calificar debería ser sinónimo de destituir a Ferretti de la dirección técnica del equipo.

Es sabido que “El Tuca” no tiene la mejor prensa de México y que en muchas ocasiones su manera de comportarse públicamente no lo convierte en el hombre más popular del país.

Después de un proceso de cinco años en su tercera etapa al frente de Tigres, ¿cuáles deberían ser los motivos para considerar que su ciclo terminó? Créame que la respuesta, si se pretende dar de forma responsable, no es nada sencilla.

La directiva le ha apostado a la estabilidad, al largo plazo, a la construcción de un plantilla a la que siempre se le puede encontrar un espacio en el cual mejorar una posición o una línea de juego.

El equipo se ha puesto metas importantes y aunque ha llegado a muchas finales en diversas instancias, parecería que los trofeos conquistados son pocos. Pero en el futbol profesional, el trofeo no es lo único que se debe valorar desde el punto de vista de una directiva para evaluar a su entrenador.

El aficionado en su afán de pedir “sangre” y mantenerse siempre en la aventura no tiene empacho en pedir cambios de entrenador cada semana, pero movimientos así en el futbol actual no sólo son desastrosos en términos económicos, sino que puede echar por la borda años de trabajo en un irresponsable “borrón y cuenta nueva”.

No se trata de equipos de barrio donde puedes correr a todos y traer nuevos. Aquí hay muchos aspectos que cuidar y hoy con todo lo mal que pueda verse Tigres, siguen estando más cerca de ganar que de perder.

Es cierto que al equipo se la ha ido aquella magia de otros momentos, pero luego de cinco años de estabilidad, ¿por qué la primera reacción es pensar que Ferretti no será capaz de volver a encontrar el rumbo?

Un mal torneo no sería para mí el motivo determinante para destituir a un técnico con la trayectoria de “Tuca” y sobre todo con la historia que tiene en este equipo. Creo que habría que agregar aspectos como la pérdida de control de sus jugadores, un mal ambiente interno y la sequía de ideas futbolísticas nuevas.

Me queda claro que hay que prender las alarmas y estar atentos, pero apretar el gatillo de buenas a primeras me parecería irresponsable aún con todo lo grave que es que un equipo como Tigres no pudiese colocarse siquiera entre los ocho mejores del torneo.

Una última idea. Si Tigres califica en octavo y llega a ser campeón, ¿borraría el mal torneo? En el ojo del aficionado resultadista sí, pero en el análisis del directivo no debería marcar diferencias para tomar las decisiones que desde hoy deben estar considerando.

Antonio Nelli Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Antonio_Nelli

Ver todas las emisiones