De corazón necaxista

Por: Anselmo Alonso 2016-04-21

El infierno del descenso

El pasado fin de semana se consumó el final de todos advertido. Dorados de Sinaloa bajó de categoría cuando faltan todavía 3 fechas para terminar el campeonato. Desde luego todo mundo se pregunta sobre lo justo del sistema de competencia, sobre las desventajas que hay en el campeonato para el equipo que llega de la categoría de ascenso. Del momento anímico que tiene un equipo para culminar la obra, de dónde quedaron los esfuerzos por tener un equipo competitivo. No olvidar a una afición noble y fiel que se queda sin su equipo en primera. Desde luego cada quien tiene su historia y es responsable de sus propias decisiones. Y, desde lueg,o Dorados se equivocó en más de una.

Ejemplos que nos dicen que hay otros proyectos que pueden tener éxito, como lo que realizó el León, Tijuana y varios más que no solo permanecieron en la Primera División sino que a muy corto plazo lograron un campeonato.

¿Qué será lo ideal? ¿Qué sistema se adapta más a nuestra realidad? Los dueños de los equipos se reúnen con los operativos del futbol y deciden algunas cosas que rigen nuestro balompié, quizá no le han dado mucha importancia al esfuerzo que realizan empresarios menores por mantener equipos en el máximo circuito y no le han movido al reglamento del descenso desde hace muchos años.

Dorados bajó simplemente porque apostó por algunas decisiones que a la postre fueron equivocadas. Contratar un DT extranjero que no conoce las circunstancias del campeonato, más allá de su potencial. Se tardan más de 6 meses en entender filosofías de trabajo muy mexicanas y cuando quieren reaccionar es demasiado tarde. No es una crítica, porque desde que llega el ascenso para una escuadra todo se hace con la mejor de las intenciones y con el esfuerzo de mucha gente.

El cambiar a tantos jugadores cada 6 meses, el generar nuevos equipos cada torneo no es bueno, a veces funciona, sin embargo la experiencia te lleva a que los equipos que tienen este estilo no llegan a grandes objetivos. Entran 12 jugadores y salen otros más, difícil que el jugador se adapte a una nueva ciudad, a un nuevo equipo, a un nuevo entrenador en poco tiempo. Hay voces que piden se regrese al sistema anterior, donde baja el que menos puntos hizo en el año, el que después de los 2 torneos no fue capaz de generar un buen ambiente de trabajo y en la tabla está en el último peldaño, la verdad no creo que suceda esto. Hay voces que hablan de dos descensos. Prácticamente imposible, los dueños protegen sus inversiones y para que llegue un nuevo jugador es muy complicado.

Dorados deberá empezar de cero, bajar sus presupuestos y adaptarse a la nueva circunstancia. Seguro saldrán jugadores y el plan deberá ser muy específico para aspirar nuevamente a la Primera División. En verdad es bien difícil ascender, hay muchos equipos que pelean en una división que sí ha mejorado, pero que aún tiene deficiencias.

La Liguilla de ascenso arrancó en estos días y es muy complicado dar un favorito. Los equipos están en verdad en igualdad de circunstancias. U. de G, Necaxa, Atlante, Celaya y Juárez sueñan con la máxima ivisión en nuestro país. Sólo uno consigue el objetivo, los demás fracasan, así es la división de ascenso, cruel pero realista . Ojalá el que ascienda analice lo realizado por Dorados y tomen mejores decisiones, porque si no, están destinados a vivir el infierno que hoy pasan en Sinaloa, a pesar de los grandes esfuerzos.

Para conocer al nuevo invitado, que el balón siga rodando.

Anselmo Alonso Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @AnselmoAlonso

Comentarista Televisa Deportes Ver todas las emisiones