De corazón necaxista

Por: Anselmo Alonso 2016-04-07

Siempre del Necaxa

Temas Relacionados
,

La verdad, qué padre se siente.

Volver a ver a los Rayos en la capital, volver a sentir la pasión del Necaxa en un ambiente fabuloso.

Ver las playeras en las tiendas afuera del Estadio Azul con nombres necaxistas legendarios.

Vivir con los aficionados olvidados de la gran urbe un triunfo que fue muy especial, le volvimos a ganar al Cruz Azul, un equipo grande en su casa y con tremendos jugadores.

Fue una noche redonda, con un equipo que juega bien al futbol, pero con un espíritu lleno de necaxismo, eso que se le ha olvidado algunas generaciones anteriores, que lamentablemente lo mantiene en la división de ascenso.

Cuando llegamos al estadio nunca esperamos que hubiera tanta playera rojiblanca y no eran del Guadalajara, eran del Necaxa, un equipo que de repente se fue al abismo del cual no ha podido regresar.

Fuimos los primeros en llegar, el lugar asignado en la tribuna para los seguidores Rayos estaba lleno desde temprano, era el hambre de ver al equipo en la que fue su casa por tantos años, la Ciudad de México. Pasaron los minutos y hay que aceptar que sí fueron más azules, pero a pesar de eso nunca dejaron de alentar al actual equipo de Aguascalientes.

El juego fue muy duro, en el análisis creo que el Necaxa tuvo más ímpetu de triunfo. La concentración y las ganas de trascender llevaron a los Rayos a un triunfo inobjetable. Prieto y Chaurand, delanteros con remante, los centrales con la convicción de Primera División, el arquero Salcedo haciendo un gran esfuerzo. El hombre de la noche: Jesús Isijara, con una actuación impresionante, cargando al equipo junto a los contenciones, pero haciendo un golazo y poniendo otro. El gran valor de un equipo que resistió la potencia de Cruz Azul, en dos ocasiones los empataron y tuvieron la mentalidad no solo de seguir en la competencia, sino de encontrar los goles y darle forma a un marcador que los lleva a la gran Final de la Copa en Veracruz.

Lo digo de verdad, porque es un sentimiento que tenemos guardado desde hace mucho tiempo, se siente muy padre.

Las bromas sobre el Necaxa cambiaron su discurso, todos los que se ríen de los necaxistas se quitaron el sombrero y reconocieron a un equipo combativo y triunfador. Porque en el Azul no fueron 25 a ver a los Rayos, fueron más de 10 mil los que tenían la playera rojiblanca bien puesta  y eso reconforta.

La noche del jueves fue de alegría, pero como es el futbol y el deporte, cuando amanece las cosas regresan a la normalidad y vemos que no se ha ganado nada, simplemente la nostalgia llenó los corazones y evocamos las proezas de los Navarro, Peláez, Basay, Aguinaga y Vilches entre otros.

La próxima semana se juega la Final de Copa, ojalá y vuelva a ganar el equipo. Siempre fue copero en el futbol mexicano, pero eso pasa a segundo término. El gran objetivo es el título esta campaña y luego ganar la Final del Ascenso. Regresar a la Primera es la prioridad, sino nada de lo que hemos vivido tendrá un valor real, será un sueño. El Necaxa demostró ayer que puede competir con Atlante, U. de G., Celaya y, desde luego, FC Juárez, que son los campeones.

Los jugadores, cuerpo técnico y directiva saben que lo bueno está por venir, que las grandes sonrisas están por lograrse, si no pasa eso sabremos que lo del  Estadio Azul fue simplemente una bonita evocación de un sentimiento que existe en los corazones de miles de personas en México y que el balón rojiblanco siga rodando.

Anselmo Alonso Anselmo Alonso Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @AnselmoAlonso

Comentarista Televisa Deportes Ver todas las emisiones