De corazón necaxista

Por: Anselmo Alonso 2016-03-17

Torneos sin balance

Fin de semana de campeones. El Paris St. Germain lo hizo por cuarto año consecutivo. Zlatan, el delantero sueco, y toda la plantilla de enormes jugadores, levantaron nuevamente el titulo al lado de la torre Eiffel, y a 8 semanas de que termine el campeonato.

 

El PSG tiene 25 puntos de ventaja sobre el Mónaco y el Marsella, que marchan detrás del campeón galo. En el partido del domingo venció 9 goles contra 0 al equipo Troyes, último en la tabla y con una diferencia con los amos del futbol francés de 63 puntos. Son números únicamente, pero son reveladores de algo: El poderío económico de los grandes equipos en Europa está quitándole atractivo a las ligas domésticas. A final de cuentas ya no hay competencia y el torneo se hace de uno solo y eso puede ser muy peligroso.

 

Otro ejemplo. Hace dos semanas se coronó el Olympiakos de Grecia a casi 3 meses de terminar la liga. Tiene 20 puntos de ventaja sobre el segundo lugar y 55 sobre el Kalloni, ultimo lugar en la tabla. Reflexión, ¿dónde quedaron aquellos agarrones con el Panathinaikos que llevaban a los helénicos a tener una liga sumamente pareja? A sufrir y a gozar la liga interna.

 

En Alemania nadie le gana al Bayern Munich, que está a nada de ganar nuevamente la Bundesliga con amplio  margen y a mucho tiempo de acabar el campeonato. Si no fuera por el Borussia, que está a 5 puntos del líder, el cuadro de Pep Guardiola se hubiera coronado prácticamente en Navidad. La diferencia entre el primero y ultimo lugar en Alemania es de 49 puntos. Cómo pueden estos equipos enfrentar a los grandes cuando hay tanta diferencia y lo único que les queda es que surja un milagro futbolistico para poder conseguir, aunque sea, un empate.

 

Desde luego que hay otras ligas que se hicieron de 2 o 3 equipos. La italiana tiene a un mandón futbolístico que es la Juventus de Turín. Años y años ganando, pero ahora surgió la figura del Nápoles para hacerle sombra. Con los demás hay una enorme diferencia. En Portugal, Inglaterra, España y Holanda son ligas de 3 y 4 equipos nada más; ¿qué está pasando en las ligas de Europa? El dinero está mandando en el armado de los equipos. Es una diferencia importante lo que gastan algunos y lo que pueden invertir otros y eso está haciendo demasiado desbalanceadas las competencias.

 

Es momento de que la UEFA tome cartas en el asunto. En otras ligas, el tope salarial ha hecho que los torneos sean más equilibrados y que la gente disfrute de mejores partidos. El deporte de los Estados Unidos provoca que nadie sepa quién va a ganar, que cualquiera le gane a cualquiera y creo ése es un atractivo más en un torneo.

 

En las ligas de Europa los resultados son muy predecibles cuando empieza un torneo. El público acude a los juegos en su pueblo, en su ciudad, y van a ver a sus equipos con el ánimo de no ser goleados por los grandes, o van a admirar a las figuras que llegan a jugar. La apertura de fronteras y la necesidad de los equipos por tener grandes figuras ha llevado a una desigualdad preocupante.

 

La Champions es atractiva porque reúne a todas esas grandes potencias, es un mano a mano entre millones de euros, pero en las ligas es diferente. Recordar que son las ligas las que nutren a la Champions y a las selecciones.

 

No podemos ni debemos matar los torneos domésticos, no podemos hacer a un lado las aspiraciones de equipos y jugadores con sueños de crecer. Es un buen momento para pensar y buscar un equilibrio en lo deportivo.

 

Porque hagan lo que hagan, el balón seguirá rodando.

Anselmo Alonso Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @AnselmoAlonso

Comentarista Televisa Deportes Ver todas las emisiones