Una redonda no para

Por: Toño Quiroga 2016-01-18

Soy el amo de mi destino

Temas Relacionados

Bien dice una frase célebre del ex presidente de Sudáfrica, Nelson Mandela: “Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma”.

Y esto viene a escena por lo que se habló la semana pasada, y se seguirá hablando en las próximas, sobre el ¿mal? que quizá le está haciendo al futbol mexicano el exceso de jugadores extranjeros en nuestro país.

Lo que es cierto es que las declaraciones de Daniel Ludueña calaron hondo en muchos mexicanos por el hecho de generalizar. Si es conformista o no el mexicano como dijo Ludueña, eso se debe demostrar en cancha y no en los micrófonos.

Se ha visto a lo largo de los últimos años en jugadores “promesa” que se quedaron en eso y no hay más. Jugadores campeones del mundo Sub 17, algunos campeones Olímpicos u otros que deslumbraron en un torneo o algunos partidos, sin más.

Llámese César Villaluz, Martín Galván, Julio Gómez, Pablo Barrera, Ángel Reyna, Luis Ángel Landín, Nery Castillo, por decir algunos que han tenido sus momentos y que han pasado por más pena que gloria.

Quizá lo que Ludueña quiso dejar entrever es que a final de cuentas los extranjeros son los menos culpables, quizá la culpa tampoco sea de los jóvenes mexicanos o el mexicano ya con más minutos, quizá la culpa vista de traje y corbata y son los que poco se han manifestado al respecto.

Pero en algo tiene razón Ludueña, el joven se “vuela” con tan poco y luego no crece, no busca ampliar horizontes y son pocos, por no decir mínimos, los que quieren trascender fuera o logran hacerlo, algunos regresan y otros prefieren seguir peleando por ese sueño, eso por pura mentalidad.

Parafraseando a Nelson Mandela, el joven mexicano debe ser “el amo de su destino”, luchar por ganarse un lugar y no ser conformista por ya tener un coche o una casa, el joven debe valorar de dónde viene y en dónde está, aprender a que para ser como sus ídolos futbolísticos, sea Pelé, Maradona, Zidane, Ronaldo, Messi, Cristiano, etcétera; debe sacrificarse y ser profesional en toda la extensión de la palabra.

Ellos, los jóvenes, sencillamente son capitanes de su alma, de lo que harán y de lo que serán. En ellos estará pasar por más gloria que pena, o simplemente ser uno más que debutó y que termina en el Ascenso MX.

Bien dicen, “la culpa no es del indio, sino el que lo hace compadre”, y entre directivos y promotores el mexicano cada vez tiene menos minutos, menos fogueo, menos reflectores, menos futbol.

Así que jóvenes mexicanos, recuerden que ustedes son amos de su destino y capitanes de su alma, en ustedes está el sentar a un extranjero o seguir bajo micrófonos pidiendo una oportunidad.

Antonio Quiroga Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Antonio_QH

@Antonio_QH Ver todas las emisiones