Con alma vida y corazón

Por: Antonio Nelli 2015-12-07

Finalistas con contraste

Por caminos muy diferentes han llegado a la final del futbol mexicano los Pumas y los Tigres, lo cual hace todavía más impredecible de lo que siempre es una serie de campeonato como la que jugarán esta semana.

El equipo de Ferretti ha conservado su idea futbolística inalterable, no ha caído en excesos y en la Liguilla ha manifestado la superioridad clara sobre los dos rivales que la ha tocado enfrentar.

Por momentos, los Tigres parecieran no tener la contundencia que su plantilla refleja; sin embargo, tanto con Jaguares como con Toluca, los felinos conservaron la pelota en su poder y cerraron con categoría visitando en los 90 minutos finales.

Creo que es muy fácil saber qué podemos esperar de Tigres en la Final y la única duda es si esa manera de jugar le alcanzará para ser campeón.

Del otro lado, Pumas viene de una serie álgida frente al América donde ni siquiera una ventaja de tres goles en el primer partido le sirvió para darle trámite sereno al partido de vuelta en casa y terminó colgado del poste aún con las dos expulsiones sufridas por su rival.

Este sobresalto ha generado muchos cuestionamientos hacia el equipo de Memo Vázquez, no sólo por lo futbolístico sino porque además sus jugadores mostraron una total desconcentración y falta de madurez para asumir en la cancha la actitud necesaria para avanzar sin tantos problemas.

El equipo cayó en provocaciones y también las generó. El Pikolín dio una triste muestra de poca categoría y Verón se ha visto envuelto en acusaciones de comentarios racistas hacia el rival.

Con todo este entorno el cuerpo técnico puma tendrá que hacer un trabajo intenso de fuerza mental para que su equipo recupere el equilibrio porque después de la experiencia vivida ante las Águilas me parece que ningún marcador ante Tigres, si toman ventaja, les será suficiente para sentirse tranquilos.

De todas formas lo que hizo Pumas a lo largo del torneo no fue casualidad ya que siempre se mantuvo en la parte alta de la tabla y habrá que tenerle respeto por parte de Ferretti y su gente al rival.

Dentro de las variables que quitarán algo de presión a Tigres es que el partido de vuelta se debe jugar a las seis de la tarde, como lo marca el reglamento, y eso bajará el desgaste físico y los problemas habituales del horario del mediodía.

¿Favorito? Difícil de decir. Los dos tienen argumentos y además existe ese factor que hace impredecible un partido como éste.

Antonio Nelli Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Antonio_Nelli

Ver todas las emisiones