Mesa de trabajo

Por: Javier Rojas 2015-11-16

La prueba más exigente para Osorio

Honduras decepcionó en su presentación en la eliminatoria ante Canadá en Vancouver. Sin embargo, seguramente se transformará este martes por jugar de local, pero sobre todo por hacerlo ante México.

Sabemos que el juego va más allá de una rivalidad deportiva. Para los aficionados están de por medio cuestiones sociales y para los miembros de la selección hondureña se incluye el celo del poder económico de la Federación Mexicana.  Un dirigente catracho me comentó hace un mes en Salt Lake City que si ellos tuvieran el presupuesto del Tricolor, estarían a la altura de los mejores equipos del mundo por la capacidad física de sus jugadores. Es su teoría y por ello cada vez que se enfrentan a México tratan de demostrar que tienen más calidad que los nuestros.

San Pedro Sula, con su calor de las tres de la tarde, con el público hostil ante todo lo que represente a nuestro país, se ha convertido en una aduana muy complicada para el Tricolor. Ahí Enrique Meza y Sven Goran Eriksson perdieron sus puestos. Ahí también, pese a empatar, comenzó la crisis de José Manuel De la Torre como técnico del Tricolor en la eliminatoria pasada.

Ahora, por lo ocurrido en Vancouver, Honduras saldrá doblemente obligada a ganar y cambiar la imagen del viernes.

Los dirige Jorge Luis Pinto, un técnico con una personalidad muy intensa. Dicen que duerme poco y trabaja mucho. Que gusta de revisar hasta el mínimo detalle antes de los partidos e incluso exagera. El jueves, durante el reconocimiento de cancha en Canadá, mandó a dos personas a las tribunas para buscar cámaras ocultas temiendo espionaje por parte de Benito Floro.

También se preocupó por iniciar la guerra de declaraciones previo al partido contra México señalando que Miguel Herrera estaba dolido porque él – Pinto- al frente de Costa Rica sí había podido jugar un quinto partido en el Mundial de Brasil.

Ese es Jorge Luis Pinto, quien primero tiró la piedra y después escondió la mano en la conferencia de prensa posterior al duelo en Vancouver pidiendo a la prensa no meterle “más candela” al partido contra México.

Algo tendrá preparado después de sufrir un descalabro que no estaba calculado, tomando en cuenta que para el primer partido no utilizó a jugadores importantes como Emilio Izaguirre, Anthony Lozano y Jerry Bengston.

En Vancouver presentó un esquema de 1- 4-4-2. Con el eterno Noel Valladares en la portería, quien fue la figura por dos grandes atajadas. Pero insisto, Honduras será otra en la cancha el martes. Fuera de ella es la misma. Tratando de intimidar al equipo mexicano con una campaña mediática a la que ya estamos acostumbrados.

Javier Rojas Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @javier_rojastd

Twitter: @javier_rojastd Ver todas las emisiones