Con alma vida y corazón

Por: Antonio Nelli 2015-09-21

La herencia del Clásico

La edición 105 del Clásico Regiomontano nos deja como herencia la confirmación de que Tigres pasa por un gran momento futbolístico y que Monterrey se mantiene muy lejos de ser el equipo que hizo soñar a sus aficionados en las primeras semanas del torneo.

Durante la mayor parte del primer tiempo, el equipo de Mohamed había encontrado la fórmula para neutralizar el poderío felino e incluso pudo generar algunas opciones de gol, entre ellas la excepcional jugada de Montes para Funes Mori que los puso arriba en el marcador.

Hasta ese punto era obvio que los felinos se vendrían encima y Monterrey tendría que aguantar el vendaval y al mismo tiempo aprovechar la opción del contragolpe que le dejarían los Tigres.

Sin embargo, toda la estrategia que se sostenía con alfileres se vino abajo cuando Efraín Juárez cometió una grave falta sin necesidad y se ganó a pulso una tarjeta roja que puso al “Turco” contra la pared.

Para el segundo tiempo, el técnico Rayado le apostó a bajar la cortina y empezó a sacar hombres de ofensiva para tratar de contener mejor al rival pero se antojaba complicada la hazaña.

Todo era cuestión de tiempo para que el poderío felino se hiciera presente y poco a poco la balanza se fue cargando hacia los del “Tuca”, que acabaron por cumplir con los pronósticos y ganar ampliamente el clásico.

La mala racha Rayada es preocupante porque han perdido la capacidad goleadora y por consecuencia se han alejado del triunfo. El tiempo se viene encima y aunque la esperanza sigue puesta en el talento individual de los atacantes Rayados, el funcionamiento del equipo no se está haciendo presente.

En general creo que el partido cumplió con las expectativas, pero pudo haber sido aún más interesante sin la expulsión de Juárez porque en esas condiciones el duelo se habría mantenido más parejo.

Lamentablemente con la tarjeta roja y los movimientos que hizo Mohamed, obligado por las circunstancias, el final de la historia era previsible y el duelo se cargó para un solo lado.

Rayados está quedando a deber mucho porque la plantilla con la que cuenta debería brindar mejores resultados en el terreno de juego y la presión se incrementa a cada momento sobre el trabajo del cuerpo técnico.

Del lado de Tigres no sé cuánto tiempo se pueda sostener la racha de triunfos, pero queda claro que este equipo está para cosas grandes y quien quiera vencerlos deberá mostrar “un poco de gracia y otra cosita”.

La revancha Rayada tendrá que esperar para mejor ocasión, por ahora es Tigres el que manda en la ciudad.

Antonio-Nelli-624x350 Antonio Nelli Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Antonio_Nelli

Ver todas las emisiones