En la imaginaria

Por: Javier Sahagún 2015-09-11

Los motivos del Tuca

Temas Relacionados
,

Más allá de las certidumbres futbolísticas (si es que las hubo) que dejaron los dos últimos partidos de la selección de futbol de la mano de Ricardo Ferretti, está el hecho de que tanto tiempo sin técnico había creado una sensación de debilidad que, en realidad, no tiene porqué haber en el Tri.

Ahora el clamor popular es que el Tuca se quede permanentemente en el banquillo. Es natural. Ricardo tiene un prestigio bien ganado en nuestro medio y la apuesta por otro técnico supone de nueva cuenta entrar en el terreno de las especulaciones: ¿quién llegaría?, ¿con qué experiencia y conocimiento del futbol mexicano?

La selección tuvo varios momentos de lucidez futbolística ante Argentina y eso es suficiente para que el aficionado promedio se sienta cómodo con la presencia de Ferretti, sobre todo si lo entendemos en ese marco de incertidumbre que procura el hecho de no saber quién vendría en su lugar.

Hay que considerar varios factores para entender la razón por la que el equipo se vio bien durante varios momentos de ese partido. El propio Ricardo lo dijo tan pronto fue presentado para dirigir cuatro juegos: la selección ya tiene un camino andado, no iba a comenzar desde cero. Estos futbolistas ya saben a lo que juegan y son capaces de hacer un buen partido con poco trabajo previo, no así la selección que participó en la pasada Copa América que tenía muchos riesgos de fracaso. Esa es una diferencia notable a la hora de sacar conclusiones.

El error fundamental previo a ese torneo es que Miguel Herrera hizo declaraciones que albergaban esperanzas hasta de llegar a la semifinal de la Copa cuando la realidad del plantel no ofrecía tal pronóstico. No fue esa la causa de su salida, pero sin duda el resultado en el evento de Chile fue uno de los factores que facilitaron la rescisión de su contrato. Y aquí sí cabe aquello de que el pez, por la boca cae.

Hoy en día (y así como están las cosas) el escenario de que el Tuca permaneciera al frente del equipo se ha convertido en una aspiración en la perspectiva de los aficionados. Si el Tri es capaz de derrotar a Estados Unidos en el juego por el pase a Copa Confederaciones, del 10 de octubre próximo, no va a haber una sola persona que no reclame la dichosa permanencia de Ferretti en el banquillo nacional. Y también sería natural.

En lo personal, creo que Ricardo Ferretti es un buen técnico al que las circunstancias pusieron en esta extraña situación de “timonel por cuatro juegos” y son esas propias circunstancias las que ahora lo convierten en el candidato natural e idóneo para quedarse con ese empleo.

Y ya no estamos hablando sobre si su estilo es defensivo o no, o sobre el parado que habitualmente utilizan sus equipos en la cancha; esos ya son otros temas. La repentina e inesperada salida del Piojo Herrera se dio en un pésimo momento y esto es lo que ha dado lugar a esquemas de solución urgentes que imponen otra lógica.

Desde mi punto de vista, sin importar la declarativa reciente de los directivos de Tigres, o la del propio Ferretti, de que tan pronto pasen estos cuatro juegos él se reintegra con los felinos, creo que los tiempos y las formas han determinado un hecho contundente, más que los capitoste de la Federación o de Selecciones Nacionales: cualquier técnico que designen para quedarse con el Tri, que no sea Ricardo Ferretti, será un error.

Javier Sahagún Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Javier_Sahagun

Twitter: @Javier_Sahagun Ver todas las emisiones