Mesa de trabajo

Por: Javier Rojas 2015-07-24

Entre el desprestigio y la indigación

Temas Relacionados
,

Tengo tres semanas consecutivas hablando de la problemática en la Selección Nacional y las cosas lamentablemente se ponen peor.

Lo acontecido contra Panamá ha superado todo lo imaginable. Una selección que no tuvo ni idea ni personalidad ante un rival que desde muy temprano en el partido se vio perjudicado por el arbitraje ridículo del estadounidense Mark Geiger expulsando injustamente a Luis Tejada.

Panamá se motivó ante ello y los nuestros se mostraron apáticos, fríos e incapaces. Todos, incluido el cuerpo técnico que no modificó el planteamiento ante la equivocación arbitral.

Para culminar la terrible noche vino la marcación de los penales que le dieron el triunfo al Tricolor.

Ideal hubiera sido el que Guardado desperdiciara la oportunidad del empate, pero eso era muy difícil de hacer  por un gran número de circunstancias que pasan por la cabeza en un partido así. Hasta la inseguridad de lo que marcó el silbante. En la tele se ve de forma inobjetable el error, pero en la cancha y sin repetición la situación puede confundirse a menos de que uno esté justo en el lugar de la jugada.

Pero me quedé esperando una postura digna de nuestra selección con el paso de los minutos y tras salir del vestidor. Así como la semana anterior tuvieron la idea de crear un hash tag en Twitter contra un diario, pensé que ahora por lo menos escribirían un comunicado ante los sucesos de Atlanta. Esperé la postura institucional de los jugadores o el técnico o del Director de Selecciones Nacionales pero no sucedió, desperdiciaron otra oportunidad de limpiar la deteriorada imagen de la selección.

Como expliqué hace una semana, en lo deportivo la selección ha quedado a deber desde hace tres años pero no solo eso, el Tricolor se ha visto involucrado en más notas negativas que positivas durante algún tiempo . Recordemos que el problema del clembuterol aún está fresco y pese a que es un asunto de salud pública en nuestro país y no una cuestión de honestidad de los deportistas, el mundo nos señala. Y si nos transportamos un poco más en el tiempo recordaremos la patada de Javier Aguirre a un jugador de Panamá precisamente en la Copa Oro del 2009.

Todo esto ha provocado que en el resto de países de Concacaf nuestra selección no solo despierte rivalidad, sino en ocasiones también odio. Lo sucedido en Atlanta alterará los ánimos en Concachampions y también en las eliminatorias mundialistas cuando esté involucrado el futbol mexicano. Espero equivocarme.

A la selección se le debe criticar por el rendimiento deportivo y la tibieza o indiferencia ante la injusticia por parte del árbitro. El resto es un asunto de los dirigentes de la Concacaf, por la incapacidad en la designación e instrucción de los silbantes. Eso está comprobado. Las acusaciones y sospechas se las han ganado con el paso del tiempo ellos solos.

Una Confederación señalada por la corrupción de dos de sus ex presidentes, su ex secretario general y varios funcionarios se vuelve a cuestionar por un arbitraje polémico .

Javier-Rojas-624x350 Javier Rojas Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @javier_rojastd

Twitter: @javier_rojastd Ver todas las emisiones