Gambeta y Cañito

Por: Raúl Dentchuk 2015-07-23

El verano tricolor está siendo muy cagón

Temas Relacionados

La Selección Nacional de México se ha convertido en el centro de las miradas del orbe futbolístico. La noche trágica de Atlanta, ante Panamá, terminó por provocar el repudio hacia el último escape de la realidad de un país sumergido en desconsuelo. Las portadas de los diarios en España, Italia, Argentina y otros países del mundo no paran de hablar del “escándalo de Oro”.

Pero aunque Panamá se puede considerar el punto más álgido de la era Miguel Herrera, considero que los problemas de esta selección no nacieron en Atlanta. Este caos tricolor sólo es el inicio de una bola de escombros que arrastra las arcas de la selección nacional desde etapas anteriores. Rumbo a Sudáfrica, Javier Aguirre apagó el fuego de la eliminación y posteriormente la salida de  José Manuel de la Torre dejó la estructura en decadencia.

Bueno, hagamos el recuento de los daños.

“Las expectativas estaban puestas para consagrar un verano de alegrías y excitación. La Selección Mexicana en diversas categorías trazarían el plan a la perfección, pero ¿cuál es plan? Es evidente que las distintas legiones del Tri partieron sin rumbo fijo, un error que costó y costará muy caro.

Las esperanzas estaban puestas en aquella pequeña ciudad al sur de Francia. Toulon habría de ser el inicio de un gran verano. Pero los dirigidos por “el Potro” Gutiérrez terminaron por sucumbir al trote de los marroquíes. Si la alerta no se disparó aquel 5 de junio, quizá un día después lo haría.

Al otro lado del mundo, la congelada eliminación en Nueva Zelanda, de un Tri Sub-20 que corría desesperado de un lado a otro pero sin saber a qué jugaban o dónde estaban, terminó por marcar el rumbo de lo que vendría.

Un punto, siete goles en contra y las maletas listas fue el inicio de la ruptura en el Mundial Femenil de  Canadá.

El viernes 19 de junio de 2015, el vuelo “571 de la Femexfut” con 32 personas abordo se estrelló en los Andes. El grupo compuesto entre jugadores, cuerpo técnico y bajo las órdenes de su capitán, Miguel Herrera, protagonizó la segunda tragedia más grande de un equipo mexicano en la historia de Copa América.

Tras la caída en tierras chilenas, los nuevos objetivos se trazaron al norte del continente. Un difícil andar por Phoenix ante Guatemala, en Carson ante Trinidad y Tobago y en New Jersey ante Costa Rica prepararon la temperatura para la calentar la caldera a punto de explotar. La hora de enderezar el camino se acercaba, el lugar sería en el cuarto estado en formar parte de la nación americana, Georgia, en el mismo lugar donde hace más de 150 años se desató la batalla que marcaría el rumbo de la abolición de la esclavitud.

Pensar en parafrasear con que el Tri vive esclavizado sólo sería perder el tema, pero en aquella lucha de la guerra civil, las tropas de la Unión contaban con dos cosas importantes, un líder y un plan. El Mayor General William T. Sherman fue un excelente estratega y visionario, que lideró a sus subordinados a la victoria. En cambio, Miguel Herrera, proclamó su victoria en el negro arbitraje de Mark Geiger”.

En conclusión, soy fiel creyente en la planificación del trabajo, partiendo de una idea base. Ver proyectos en México como el Barcelona de Cruyff, el Manchester de Ferguson, el Dortmund de Klopp o el Newell’s de Bielsa es quizá el sueño más guajiro de este loco. Sin embargo, la similitud entre estas ideas es la base a partir de una filosofía futbolística, algo que en esta parte del mundo no pasa.

Según Pitágoras, la vida es comparable a los juegos olímpicos, porque en ellos encontramos tres clases de personas: las que buscan honor y gloria, las que buscan riquezas, y las que simplemente buscan contemplar el espectáculo. Tal vez mi memoria no alcanza, pero mis primeros recuerdos de la Selección Mexicana son solo comparables a la segunda persona, siempre buscando el beneficio monetario.

De algo estoy seguro, Andrés Guardado pudo forjar su nombre en la eternidad al fallar un penal que cambiaría la historia del futbol y que hoy más que nunca me gustaría ver convertida a  Philadelphia la capital jamaicana del futbol.

Vela-Moises-Videoblog

Jesus Raul Dentchuk Caro Periodista Televisa Ciudad de México, DF

Ver todas las emisiones