Con alma vida y corazón

Por: Antonio Nelli 2015-07-20

Merecíamos ganar, pero no así

Temas Relacionados
,

Creo que México merecía avanzar a las Semifinales de la Copa Oro. Fue superior durante la mayor parte del encuentro y generó opciones suficientes como para aspirar una ventaja cómoda.

El gran pecado del Tri fue la falta de contundencia de sus hombres de ataque que se cansaron de fallar y lucieron con poca personalidad en un momento donde un equipo de jerarquía no puede estar jugando al tiro al blanco.

Al final se gana con un penal que a mi juicio se marca de manera equivocada en un acuchillamiento increíble por parte del árbitro hacia los costarricenses, que al parecer se apoyó en el asistente para señalar la infracción que no existió.

Me hubiese gustado que México ganase de otra forma, haciendo los goles y dando un golpe de autoridad. Aunque la culpa del error arbitral no es del Tri, como que hasta pena da dejar en el camino a otro equipo de esta forma.

¿Qué estaríamos diciendo hoy si la falla del central hubiese sido en contra de México? Por mucho menos de esto el cuerpo técnico nacional ha armado escándalos gigantes. Hoy agachamos la cabeza y seguimos para adelante haciendo ojo de hormiga a la situación y tomando la ventaja que nos regalaron.

Creo que si jugadores como Carlos Vela y Oribe Peralta no pueden garantizar el gol en la portería rival cuando más se necesita, entonces tendremos que cuestionarnos seriamente su capacidad como hombres letales del futbol mexicano.

La calidad y la jerarquía se tienen que mostrar en la cancha y hay momentos donde la falla no tiene cabida porque en partidos de vida o muerte es cuando sólo los grandes demuestran su valor.

Regresando al trámite general del partido me quedo con el sabor de que el Tri fue mejor que Costa Rica y debió, en un momento u otro, tomar la ventaja que al final le hubiese permitido ganar con claridad.

No deberíamos necesitar que un árbitro nos regale un penal para ganar un partido como éste porque dejamos claro que nuestro futbol, con limitaciones y todo, nos debió alcanzar para más.

El triunfo limpia un poco el camino y nos pone en posibilidad clara de llegar a la esperada Final ante Estados Unidos, donde tendríamos que enderezar considerablemente la mira si queremos estar a la altura de las circunstancias.

Si México logra el pase a la Final y repite cualquiera de las actuaciones que tuvo en este torneo, resultará materialmente imposible ganarle a los norteamericanos. El Tri tiene que dejarse de justificaciones, quejas y lloriqueos para de una vez por todas convertirse en un equipo serio, grande y que inspire respeto.

Si este grupo sigue basando su estrategia en quejarse del arbitraje y reclamar todas las patadas nos estaremos dando a nosotros mismos una estatura de equipo chico que yo pensé habíamos dejado atrás.

Hoy más que nunca hay que cerrar filas y enfrentar como hombres hechos y derechos la responsabilidad de la representación que ostentan, sin niñerías, sin lagrimitas y entendiendo que sólo con buen futbol podrán alinear a su favor todas las opiniones. ¿Será?

Antonio Nelli Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Antonio_Nelli

Ver todas las emisiones