Una redonda no para

Por: Toño Quiroga 2015-07-05

Messi no puede solo

Muchas son las críticas al que la mayoría considera en la actualidad el mejor jugador del mundo, Lionel Messi. El fracaso de Copa América, al que yo no le llamaría así, porque a pesar de todos los obstáculos que tuvo que sortear llegó a la Final, es una piedra más al saco de los argentinos que no le perdonan darles, todavía, un título a nivel mayor.

El año pasado en la Final del Mundial Brasil 2014 y ahora en Chile 2015, Argentina de nueva cuenta se quedó en la orilla con un segundo lugar en el que Messi es el centro de toda crítica por la prensa e hinchada de su país.

A Lionel no le bajan de “pecho frío”, que sin Iniesta o Xavi no es nada, que él es uno en el Barcelona y otro en Argentina, que extraña a Neymar o Suárez, que no corre, que no siente la playera o que le queda muy grande la camiseta de la Albiceleste, argumentos un poco y nada válidos de acuerdo al ángulo en que se le pueda mirar.

No se puede ser un defensor de lo que Messi hace o deja de hacer, pero la historia habla de un pibe que dejó su país desde chico y que bien pudo escoger a España como su patria, pero eligió la que le vio nacer. Messi no se formó ni se hizo en Argentina, no supo lo que es forjarse en los potreros como muchos de sus compatriotas, no estuvo acostumbrado al estilo sudamericano hasta que tuvo que participar en él, en eliminatorias y Copa América.

Dos Finales perdidas de Copa América, Venezuela 2007 y Chile 2015, y una de Copa del Mundo, Brasil 2014, le tienen todavía en la sombra de muchos para ser catalogado como el mejor jugador de la historia, lugar que ostentan entre muchas pujas Pelé y Maradona.

Messi es el mejor de la época moderna en lucha constante junto a Cristiano Ronaldo, el argentino ha evolucionado y crecido en su forma de juego, pero de la misma manera en la que él lo ha hecho, el futbol también. El juego se volvió más de estudio, más de ver la forma de parar al rival, de cerrar espacios y de hacerlo un tanto ríspido.

Lionel, ahí, ha tratado e intentado siempre maravillar y sorprender con genialidades que lo ponen en otra órbita en esa forma de juego, pero nunca ha podido solo, ni en el Barcelona ni en Argentina en cualquier categoría, la esencia del futbol es el juego en equipo y no individual. Pelé brilló con una camada de grandes jugadores, Maradona igual, Zidane, Cruyff y podría seguir, todos siempre han tenido baluartes a su lado para lograr éxitos colectivos, no individuales.

Messi tiene a su lado a un Agüero, un Di María, un Lavezzi, un Higuaín, un Banega, un Pastore y muchos más jugadores que brillan de igual forma en sus equipos, Leo sigue un escalón arriba pero sin ayuda o aporte de ellos, no podría solo. En Barcelona es igual, la temporada pasada sin Iniesta o Xavi en buen nivel, con la adaptación de Neymar y con plantilla corta, no pudo cargar con todo el peso del equipo.

Siempre he pensado que la idiosincrasia del argentino, sobre todo en el futbol y con la generación actual, es de muchos egos, de querer sobresalir siempre uno por encima del otro y eso, quizá, puede ser el problema en la Albiceleste, y no por eximir a Messi de lo que también deja de hacer.

Quitando a uno u otro jugador que valora al astro, se nota que en muchos casos, entre ellos mismos se ponen el pie para no sobresalir, Argentina tiene un mal y es interno, no en un solo jugador, no un técnico solamente, hay más culpables de los últimos fracasos. ¿Cuál será? Ellos mismos tendrán la verdad, pero Messi no falló frente a Neuer en el Maracaná, ni definió mal ante Bravo.

A Messi, si hay que reclamarle que no corrió casi en la segunda parte, que no participó, que se escondió, que no fue el mismo, quizá por saber que su familia había sido agredida en la tribuna, o que ya no fue más partícipe por la cantidad de patadas que le dieron, él, igual, tendrá la respuesta, pero ante su mirada perdida y su cara de frustración por otra Final perdida, jamás la sabremos.

A Leo le faltaron fuerzas o ganas, pero él no es Argentina, ni Argentina debe ser Messi, el mejor jugador del mundo, en distintas épocas que ha existido, jamás pudo solo, ¿será tiempo que los mismos argentinos se pregunten que han fallado ellos y no solo Messi?

Al fin y al cabo, no hay reclamos a los demás, solo a Lionel Messi por ser, simplemente, Messi.

aquiroga Antonio Quiroga Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Antonio_QH

@Antonio_QH Ver todas las emisiones