Con alma vida y corazón

Por: Antonio Nelli 2015-06-28

Últimos ensayos del Tri

El primer partido amistoso rumbo a la Copa de Oro ante Costa Rica deja muchas cosas para el análisis y la reflexión. El equipo que dirige Miguel Herrera sufrió una sacudida en los primeros 45 minutos y logró luego equiparar fuerzas en la parte complementaria.

El famoso dilema de la línea de cuatro o la línea de cinco va a seguir en el ambiente y aunque estoy convencido de que una formación no gana partidos me parece que repetidamente ha quedado claro que jugar con cuatro atrás ha dado mejores dividendos.

Una circunstancia repetitiva de Herrera es que inicia con cinco y cuando se ve abajo en el marcador cambia a cuatro. ¿Cuál es la finalidad de hacer algo así? Si la formación que te permite buscar el gol es la de cuatro en el fondo entonces ¿por qué no jugar con esa de inicio?

Es muy claro que el plantel convocado para Copa de Oro tiene más potencial y recursos futbolísticos que el que fue a la Copa América sin embargo me parece que lo más pronto posible el técnico tiene que aclarar mentalmente cuál es la formación ideal para no hacer tantos cambios.

El miércoles frente a Honduras me parecería lógico que inicie con la alineación que terminó frente a Costa Rica y que a partir de ahí haga ajustes menores y no abuse de los cambios, aunque el juego lo permita porque eso me parece que perjudica más de lo que ayuda.

Es la hora de establecer un equipo titular y trabajar los pocos días que quedan sobre una misma idea para que así el equipo pueda ir adquiriendo una personalidad acorde al compromiso que va a enfrentar.

En la parte del ataque no vi a Carlos Vela como me hubiese gustado, y sigo pensando que “Chicharito” es el hombre que aporta la experiencia y el temple necesario en los momentos difíciles.

No es sencillo el reto y aunque el grado de dificultad en cuanto a los rivales irá en teoría de menos a más, hay que cerrar filas pronto y unificar criterios para que este equipo ya tenga un solo rostro.

Tengo mucha confianza en que esta edición del Tri nos permita borrar rápido de nuestra mente el amargo sabor que nos dejó la Copa América. Aquí hay hombres con más horas de vuelo y con un nivel competitivo muy superior en sus respectivos equipos.

Habrá varios que tomen el sartén por el mango y ejecuten decisiones propias a la hora buena, porque la batalla será ardua y el margen de error es mínimo. Cualquier cosa que se aleje del objetivo de ser campeón se considerará un fracaso.

Lo que no se puede negociar es la manera de jugar. En el futbol pueden pasar muchas cosas pero el Tri debe dejar claro su nivel, su calidad y el trato que le dé al balón, de lo contrario el daño podría ocasionar costosas consecuencias.

Se acerca el momento más difícil del mandato de Herrera porque a diferencia del Mundial de Brasil, aquí sí hay una obligación de ser campeón por muchas razones. El primero que debe tener serenidad para manejar esto es el propio “Piojo” porque su actitud permeará a todo el plantel.

Antonio Nelli Periodista Televisa Ciudad de México, DF

 @Antonio_Nelli

Ver todas las emisiones