Gambeta y Cañito

Por: Raúl Dentchuk 2015-06-05

De Monterrey a Semifinales de Roland Garros

Temas Relacionados
, ,

Las oportunidades se presentan en todo momento en el lugar menos inesperado. A veces son tan impresionantes, que no tenemos idea de que está pasando o por que ocurren las cosas.

Timea Bacsinszky saltó a la cancha central de Roland Garros para disputar su primera semifinal de Grand Slam ante la número uno del mundo, Serena Williams. La suiza convirtió a la tierra batida en su mejor aliada durante el inicio del juego del primer set, tomó la ventaja en su segunda oportunidad de quiebre y coronó la cosecha al ganar el primer set 6-4.

El señor Hernán Garza es uno de los principales impulsores del Tenis en México. Durante los pasados seis años, junto a su familia, han hecho de Monterrey la sede de uno de los torneos de tenis más interesantes de América Latina. El Abierto se presenta como la antesala de futuras estrellas del tenis femenil. En el futbol se le conocería como las fuerzas básicas del tenis.

La buena presencia física, la precisión en sus tiros y el poder en el revés de Bacsinzky, parten como las armas de peligro de la suiza. Sin embargo, al otro lado de la red, con un físico imponente y con el saque más poderoso de la WTA se encuentra Williams. La estadounidense conoce bien esta instancia. El inicio del segundo set fue una réplica del primero. Ambas tenistas se apoderaron de su saque, hasta que la suiza conquistó su nueva oportunidad de quiebre ante Williams.

La edición 2015 del Abierto Monterrey, presentó una lista de importantes nombres para los seguidores del tenis. Ivanovich, Errani, Babos, Pavliuchénkova, García, pero un nombre escondido entre el top 30 del mundo no figuraba, Bacsinszky. La suiza llegaba de conquistar el Abierto Mexicano de Tenis, sin embargo las luces sólo iluminaban un selecto grupo de carteles a la entrada del Club Sonoma.

El marcador anunciaba la ventaja del segundo set, 2-3, para la joven tenista. El mal acusado por una gripa en su rival, le daban la oportunidad de su vida. El talento siempre es una virtual diferencia entre los profesionales y los amateurs. Pero poco podemos decir sobre la línea que divide a los jugadores Top y el resto de los profesionales. Michael Jordan, tras ganar su tercer título en la NBA en 1993 dijo: “Los grandes deportistas resaltan por su mentalidad  en los momentos más adversos”.

Monterrey se encontró bajo una cortina de lluvia durante todo el torneo. Pero la afición se mostró alegre de ver a las futuras promesas del tenis. El día de la final, Caroline García se enfrentaba a Timea Bacsinszky, pero la lluvia se robó la tarde para posponer el evento por más de cuatro horas. La reanudación fue para los pocos que resistieron a la espera, una oportunidad única de ver el gran tenis de una suiza poco conocida. La victoria de Timea, desató las lágrimas de alegría en su rostro.

El quiebre en el segundo set, en Roland Garros, fue la oportunidad de vencer a la número uno del mundo. En el tenis, los momentos determinantes aparecen cuando los jugadores se acercan a la victoria. Los nervios se tensan, las interrogantes abruman la mente de un tenista y cada punto parece eterno. Serena aprovechó la timidez de la suiza y comenzó el aplastante regreso. Bacsinszky perdió los siguientes diez juegos y vio esfumada la oportunidad de llegar a su primera final de Roland Garros. Las lágrimas en su rostro reflejaron el amargo adiós de una oportunidad única.

En México, el tenis sigue estando oculto en la bruma de un par de torneos, y los fanáticos aparecen durante dos semanas entre febrero y marzo para aprovechar los pequeños esbozos de tenis de primer mundo. Sin embargo, en el oculto Club Sonoma de Monterrey, los mexicanos tienen la oportunidad de ver algún talento que sorprenderá en un futuro en los grandes torneos. Los diamantes en bruto caminan por Monterrey, solo es cuestión de aprovechar los momentos inesperados para ver quién puede conquistar las grandes canchas.

IMG_7452 Jesus Raul Dentchuk Caro Periodista Televisa Ciudad de México, DF

Ver todas las emisiones